Sobre recomponerse

No hay recetas exactas, ni fórmulas milagrosas que describan el proceso de curar el alma y todo tu ser cuando te hieren.

Por mi experiencia sé que aunque creas que te han hecho daño y ya no puedes estar más rota, tu cuerpo y tu mente inconscientemente, te hacen caer a lo mas profundo para crear un nuevo tú. Ahí esta el secreto, en reinventarse, hacer de todos esos trocitos alguien más fuerte, más sabia, más humana y mejor.

Siempre he sido de ese tipo de personas que aprende a base de tortazos, lo normal era pegarmelos yo misma, esta vez fue otra persona quien me lo dio. Pero con mucha paciencia, lágrimas y corazón he conseguido recomponerme para afrontar la vida y seguir aprendiendo a base de tortazos o no.

El otro día leí un post de instagram de Lara Goretti (un aplauso por favor) que hablaba de cómo superas los malos momentos haciendo las cosas bien, dejando entrar en tu vida lo que te hace feliz y sacando lo malo, poco a poco y sin pelearse con ella. Estas resumidas palabras me hicieron pensar en “el proceso”, que aunque no hay un guión escrito para todos como he dicho antes, si que hay una base y es esa, reconciliarte con la vida.

lo logre - 1
Lo Logré ilustración de Alba Pérez Mansilla 

Fue en mayo cuando me di cuenta del tipo de persona en que me había convertido

seeyou

Mi Mayo

El mes de mayo de 2016 lo recordaré como el mes en el que la paz y la justicia volvieron a mi vida.

No creo en las venganzas ni tampoco en el mal ajeno, pero si firmemente en el saber hacer del tiempo.

El tiempo me ha dado la razón, la paciencia (prima del tiempo) me ha recompensado, y el cariño de muchos me ha devuelto la ilusión.

Afronto junio con la cabeza bien alta, orgullosa de mi esfuerzo, porque penar por alguien requiere de la fortaleza de un gigante.

Sin mirar atrás, así llega este verano que ha tardado 2 años en llegar, buscando soluciones a los problemas, dándole importancia a lo importante, aprendiendo bien y acabando los días tranquila.

Me encanta la lavanda.

 

Foto Marylandwinter

 

La belleza en la rareza

foto marylandwinter

Hace dos años mi vida dio un giro inesperado y cruel. Me rompi en 1000 pedazos y poco a poco me recompuse y uni todos los trocitos. Cuando ya piensas que estas bien que no haces aguas y la normalidad aparente se instala en tu vida, sin darte cuenta ya no eres la misma. Lo intentas pero no. Desde ver las cosas desde otro punto de vista a hacer cosas que jamas creias que harias. Tu persona y tu alma ya no son las mismas y te ves RARA. Lo sabes, y con timidez y extrema prudencia te enfrentas a lo mas cotidiano con miedo.Y todo el mundo te dice lo guapa que estas.

El valor de lo cotidiano

SEGUIR. Con algún tipo de vida si es que se le puede llamar así. Me está costando no rendirme, me cuesta localizar algo bueno y no sentirme derrotada y fracasada. Así que, aunque se que me he cerrado como una ostra que guarda los pedazos de la perla que antes fui, intento mejorar mis conocimientos y centrarme en mis estudios, crear una rutina ficticia y llenarla de cosas útiles y prácticas que me hagan crecer como profesional, ya que  emocionalmente ya no tengo remedio. Está teniendo un valor infinito no dejarme llevar por la pena. Levantarme cada mañana con energías renovadas y enfrentarme al fracaso y a la soledad con alegría fingida.

FullSizeRender
esta foto es mia, Nuevos Ministerios Madrid
“El valor de lo cotidiano”. Ejercicio de escritura de “Mi diario de invierno” lo puedes encontrar en Oye Deb

Aceptación

La semana pasada alguien me hizo pensar sobre la aceptación en el contexto de la vida en general.

Cuando ésta te da cosas buenas la aceptación es más fácil. Nos sentimos fuertes y poderosos. Intentamos que las mieles del éxito duren lo máximo posible y de repente, de un plumazo cualquier nubarrón desaparece. Felicidad.

Lo difícil es aceptar las cosas no tan buenas. Parte de este proceso de aceptación es saber gestionarlas. Ahí está la clave. Es el secreto de la tranquilidad de espíritu. Es algo que todos buscamos.

foto de pinterest
foto de pinterest

En mi caso la vida en general se ha portado muy bien conmigo, hasta el día que tuve que enfrentarme a una soledad provocada por un traición. Así de primeras suena fatal, y lo es. Y me ha costado la salud, miles de lágrimas y una autoestima que poco a poco y día a día saca la cabeza del agujero donde la metí. Hace una semana no sabía donde estaba la clave para solucionar mi problema y he empezado a aceptar ciertas cosas.

foto de pinterest
foto de pinterest

De momento son pequeñas, son las cosas cotidianas como que necesito reciclarme para conseguir otro trabajo, porque el actual no me gusta y me amarga pero es un hilo conductor que me ayuda a conseguir mis metas.

El día que decides aceptar todas aquellas cosas/circustancias que te rodean empiezas a ser un poquito más felíz, a encontrar consuelo a tanta pena y a encontrarte más acompañada por ti misma.

foto de pinterest
foto de pinterest

MLW

PD: Todavía necesito un poco de soledad

PD2: Gracias Mu